<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36898143\x26blogName\x3dEl+Blog+de+Javi+Piqueres\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://jpiqueres.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://jpiqueres.blogspot.com/\x26vt\x3d9084420697010250609', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

viernes, 21 de enero de 2011

La importancia de leer bien los Requisitos (o "Van Halen y los M&M's de color marrón")

Los que trabajamos en la industria del software, como es mi caso, o bien, los que trabajamos en temas relacionados con cualquier tipo de ingeniería en general, estamos acostumbrados a ciertos "ladrillos" que se llaman "toma de requisitos", "documento de requisitos", etc.

Pues bien, leo en el blog DeAgosto una historia sobre el peculiar Van Halen y la forma en que se organizaban sus giras.

Son conocidas las anécdotas en la vida de las estrellas del Rock, y Van Halen no quería ser menos. Cierta leyenda cuenta cómo en sus contratos había una claúsula según la cual la banda tenía que disponer en el backstage de un cuenco lleno de caramelos M&M's , en el que no podía haber ninguno de color marrón.


En caso contrario se consideraba ésta una causa justificada para suspender todo el concierto.

¿Por qué? Realmente dicho rumor no es una leyenda urbana: Realmente la clausula existía, y pese a lo que pueda parecer no se trataba de una extravagancia propia de estrellas del rock. La curiosa claúsula del caramelo marrón cumplía una función mucho más interesante y práctica: asegurar que las específicaciones técnicas del contrato habían sido cuidadosamente leídas y aplicadas.

Van Halen fue uno de las primeras bandas en montar giras de gran tamaño en ciudades de pocos habitantes. Locales acostumbrados a grupos menores tenían que enfrentarse de repente a un montaje que podía llegar a contar hasta con nueve trailers.

En palabras del cantante, David Lee Roth:

Las claúsulas técnicas de la producción parecían una versión del listín telefónico chino debido a la cantidad de equipamiento y de profesionales implicados en el montaje.


Igual que pasa en ingeniería, dichas especificaciones eran cientos de básicas pero aburridas intrucciones del tipo "se dispondrá de tantos conectores de tal y tal amperaje distribuidos cada X metros", "habrá tantos extintores de tal tipo" o "el suelo del local tendrá que ser capaz de soportar X kilogramos por metro cuadrado".

Como salido de la nada, en mitad de esta lista figuraba la extravagante especificación de "no habrá ningún M&M's marrón en el área de backstage, en caso contrario la actuación será cancelada y cobrada igualmente".

Así que, si al entrar en el backstage veíamos un M&M's marrón... sólo teníamos que revisar el resto de claúsulas, y estaba garantizado que encontraríamos algún error de tipo técnico. No se habían leído el contrato, lo que también garantizaba que surgiría algún problema capaz de arruinar la actuación o incluso de provocar un accidente serio.



Hasta aquí la anécdota... ahora: y si en mi próximo "documento de requisitos", ese ladrillo aburrido de más de 100 páginas "infumables"... ¿¿¿incluyo una cláusula de este tipo??? ^_^

Cerramos con un vídeo de Van Halen:

Etiquetas: , , , , ,

0 Cosas que alguien ha dicho:

Publicar un comentario

Enlaces a esta historia:

Crear un enlace

<< Blog!